Navegación
Articulos Recientes
« Científicos sospechan hay un océano de agua salada en Encélado | Main | Controversia: Habrá vida extraterrestre bajo los océanos de Europa? »
sábado
jun272009

Encuentran flautas del período paleolítico de más de 35,000 años de antiguedad

Investigadores en Alemania han descubierto nuevas pruebas de música en el paleolítico tras haber encontrado los restos de una flauta de hueso casi completa y tres pequeños restos de flautas de marfil. El descubrimiento sugiere que la tradición musical ya estaba bien establecida cuando los humanos modernos colonizaron Europa hace más de 35,000 años atrás.

Flautas de hueso del período paleolítico encontradas en la cueva de Hohle Fels, Alemania.Las excavaciones en el verano del 2008 en los sitios de Hohle Fels y Vogelherd produjeron las nuevas evidencias. El más significativo de estos hallazgos, una flauta de hueso casi completa, se recuperó en los depósitos basales del Auriñaciense en la cueva de Hohle Fels en el Valle de Ach, a 20 km al oeste de Ulm, Alemania. La flauta se encontró segmentada en 12 piezas. Los fragmentos fueron distribuidos a través de una distancia vertical de 3 cm de largo de un área horizontal de unos 10 x 20 cm. Esta flauta es el más completo de todos los instrumentos musicales hasta ahora recuperados de las cuevas de Suabia.

"Estos hallazgos demuestran la presencia de una tradición musical bien establecida en el momento en que los humanos modernos colonizaron Europa, más de 35.000 años de calendario", escriben los autores en la revista Nature. "Aparte de las cuevas de la Jura de Suabia, las evidencias arqueológicas más tempranas que demuestran cuán antigua es la música, provienen de lugares específicos en Francia y Austria, las cuales datan de menos de 30,000 años atrás".

La parte preservada de la flauta de hueso de Hohle Fels tiene una longitud de 21.8 cms y un diámetro de unos 8 mms. La flauta conserva cinco agujeros que producirían las notas musicales al ser digitados. Las superficies de la flauta y las estructuras de los huesos están en excelentes condiciones y revelan muchos detalles sobre la fabricación de la flauta. El fabricante talló dos muescas en forma de "V" en una de las puntas del instrumento, presumiblemente para formar la punta de la flauta por donde el músico soplaría.

La densidad del hallazgo en este estrato es moderadamente alta, con gran cantidad de restos de piedras de tallar, hueso y marfil trabajados, huesos de caballo, venados, mamuts, osos, íbices, y también huesos quemados. No se han encontrado huesos diagnosticados como humanos en los depósitos del Auriñaciense de Suabia, pero asumimos que los humanos modernos produjeron los artefactos a partir de los depósitos basales del Auriñaciense poco tiempo después de su llegada a la región luego de una migración aguas arriba por el corredor del Danubio.

El fabricante de la flauta talló el instrumento a partir del hueso (radio) de un buitre leonado (Gyps fulvus). Esta especie tiene una envergadura entre 230 y 265 cm y ofrece huesos ideales para hacer flautas grandes. El buitre leonado y otros buitres están documentados en el Paleolítico superior en los sedimentos de las cuevas de Suabia.

Entrada de la cueva de Hohle Fels, Alemania, de la cual se han extraído numerosos artículos pertenecientes a la cultura Auriñaciense, la que floreció en Europa durante el paleolítico superior.De las excavaciones en Hohle Fels realizadas en el 2008 también se recuperaron dos pequeños fragmentos de lo que son casi con seguridad dos flautas de marfil del Auriñaciense. Las dimensiones de los fragmentos son diferentes, e indican que no pertenecen al mismo instrumento. En otras excavaciones en Vogelherd en el valle de Lone 25 km al noroeste de Ulm se recuperó otro fragmento flauta de marfil.

La tecnología para hacer una flauta de marfil es mucho más complicada que la requerida para elaborar una flauta a partir del hueso de un ave. Este proceso requiere darle la forma en bruto a lo largo del eje o parte larga de una pieza de marfil que es naturalmente curva, abriéndola en dos mitades a lo largo de una de las capas del marfil, ahuecando cuidadosamente las mitades, tallando los agujeros, y uniendo entonces de nuevo las dos mitades de la flauta, sellándolas herméticamente. Dada la delicadeza de los objetos de marfil, y la tendencia de éstos a romperse en muchos pedazos, no es raro encontrar piezas aisladas de tales artefactos.

Las 10 fechas de radiocarbono registradas del Auriñaciense basal se sitúan entre 31,000 y 40,000 años atrás. Las calibraciones disponibles y los controles independientes de otros métodos empleados indican que las flautas encontradas en Hohle Fels tienen más de 35,000 años de antiguedad. Aparte de los encontrados en las cuevas de la Jura de Suabia, no hay pruebas convincentes de la existencia de otros instrumentos musicales hechos más de 30,000 años atrás.

Estos hallazgos demuestran que la música desempeñaba un papel importante en la vida Auriñaciense de los valles de Ach y Lone del suroeste de Alemania. La mayoría de estas flautas provienen de contextos arqueológicos que contienen una abundancia de artefactos líticos y orgánicos, evidencias de la fauna de caza, y huesos quemados.

Estas pruebas sugieren que los habitantes de los sitios que desempeñan los instrumentos musicales en diversos contextos sociales y culturales y que se han descartado las flautas con muchas otras formas de desechos profesional. En el caso de Hohle Fels, la ubicación de la flauta de hueso en un delgado horizonte arqueológico sólo 70 cm de distancia de una figura femenina de la misma edad que sugiere un posible vínculo contextual existe entre estos dos hallazgos.

Las flautas de Hohle Fels, Vogelherd y otros hallazgos realizados cerca de la Cueva Geißenklösterle demuestran que existía una tradición musical en el repertorio cultural del Auriñaciense en la época en que los seres humanos modernos se asentaron en la región alta del Danubio. El desarrollo de una tradición musical en el Auriñaciense acompañó al desarrollo de los principios de arte figurativo y numerosas innovaciones, incluyendo una amplia gama de nuevas formas de adornos personales, así como las nuevas tecnologías líticas y orgánicas.

Flauta auriñaciense elaborada sobre hueso de animal, yacimiento de Geissenklösterle (Suabia, Alemania).

La presencia de la música en la vida de los pueblos del paleolítico superior no produjeron directamente una economía de subsistencia más eficaz, ni un mayor éxito reproductivo, pero la música parece haber contribuido al mejoramiento de la cohesión social y nuevas formas de comunicación, que indirectamente contribuyeron a la expansión demográfica de los humanos modernos en relación a la cultura más conservadora de las poblaciones del hombre del Neardental.

Fuente: Science Centric 

Artículo relacionado:

Reader Comments (2)

Me gustó mucho el artículo sobre las flautas encontradas en el período Paleolítico. Que dulce conocer un poco más sobre este ancestral instrumento musical, así como su connotación social. Me parece un exquisito descubrimiento y les felicito por publicarlo.

julio 30, 2009 | Unregistered CommenterRicardo Bello

Gracias por tu comentario... es una prueba más de que el espíritu de la música ha estado con el hombre por siempre.

agosto 4, 2009 | Registered CommenterRoberto De Soto

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
All HTML will be escaped. Hyperlinks will be created for URLs automatically.