Navegación
Articulos Recientes

Entries in Medio Ambiente (1)

sábado
abr182009

Las zonas muertas de los océanos se están expandiendo y la vida marina disminuyendo

Foto: Tortuga Verde marina. Estado de conservación actual: amenazada.Nuevos cálculos realizados por los químicos del Monterey Bay Aquarium Research Institute (MBARI) sugieren que la baja de oxígeno en los océanos (las llamadas "zonas muertas") podrían expandirse considerablemente en el próximo siglo. Estas predicciones se basan en el hecho de que, a medida que más y más dióxido de carbono de la atmósfera se disuelve en nuestros océanos, los animales marinos necesitan más oxígeno para sobrevivir.

Las concentraciones de dióxido de carbono están aumentando rápidamente en la atmósfera de la Tierra, principalmente a causa de actividades humanas. Alrededor de un tercio de las emisiones de dióxido de carbono que producen los seres humanos por la quema de combustibles fósiles están siendo absorbidas por los océanos del mundo, causando gradualmente que las aguas del mar sean cada vez más acídicas.

Sin embargo, la acidificación de los océanos no es la única manera que el dióxido de carbono puede maltratar a los animales marinos. En una "perspectiva", publicada en la revista Science, Peter Brewer y Edward Peltzer combinan datos publicados sobre el aumento de los niveles de dióxido de carbono y la disminución de los niveles de oxígeno en los océanos en un conjunto de nuevos y rigurosos cálculos realizados termodinámicamente. Estos cálculos demuestran que el aumento en los niveles de dióxido de carbono puede hacer que los animales marinos sean mucho más sensibles a concentraciones bajas de oxígeno, y, por tanto, agravan los efectos de las "zonas muertas" en los océanos. Los cálculos de Brewer y Peltzer también indican que la presión parcial de dióxido de carbono disuelto (pCO2) en zonas de bajo oxígeno aumentará mucho más alto de lo que se había pensado anteriormente. Esto podría tener graves consecuencias para la vida marina en esas zonas.

Fotograma de video submarino del fondo marino en el mar Báltico occidental, cubierto de peces, almejas y cangrejos muertos, o moribundos por el agotamiento del oxígeno.Durante más de una década, Brewer y Peltzer han trabajado con biólogos marinos para estudiar los efectos del dióxido de carbono en los organismos marinos. Las altas concentraciones de dióxido de carbono hacen que cada vez sea más difícil la respiración para los animales marinos (dificultad para extraer el oxígeno del agua de mar). Esto, a su vez, hace más difícil para estos animales el buscar alimentos, evitar depredadores, y reproducirse. Las bajas concentraciones de oxígeno pueden tener -ciertamente- esta clase de impacto en la vida marina.

Actualmente, la vida de los animales de aguas profundas, está amenazada por una combinación de aumento de dióxido de carbono y disminución de la concentración de oxígeno, (note que ambas son directamente proporcionales). La cantidad de dióxido de carbono disuelto está aumentando porque los océanos están tragando más y más dióxido de carbono de la atmósfera. Al mismo tiempo, las aguas superficiales de los océanos y el calentamiento de las mismas son cada vez más estable, lo que permite que menos oxígeno sea llevado desde la superficie hacia las profundidades.

Al tratar de cuantificar los efectos de este "doble revés" en los organismos marinos, Brewer y Peltzer crearon el concepto de un "índice de respiración". Este índice se basa en la proporción de oxígeno y dióxido de carbono encontrados en una determinada muestra de agua de mar. Cuanto menor sea el índice de la respiración, más difícil para los animales marinos será respirar.

Leer más (inglés/english)

Otros artículos relacionados: